Protección para el viaje

En el Evangelio de hoy, antes de su ascensión, Cristo da un último mandato: "Vayan por el mundo y proclamen el Evangelio."  A continuación emite una lista de cosas por las que se caracterizarán los creyentes que obedezcan este mandato: sacarán demonios, hablarán nuevos idiomas, tomarán serpientes en las manos sin peligro, beberán bebidas mortíferas sin sufrir daños, y sanarán a los enfermos por imposición de manos.

 

¿Por qué esta lista?  No es el amor lo que hace destacar a los creyentes?

 

Considere el siguiente ejemplo:

 

Cuando uno de mis hijos se preparaba para viajar a Bangladesh, le hice una lista de cosas que debería hacer o evitar.  La lista era para su seguridad y protección.

 

Conseguir una vivienda con personas que hablaran su mismo idioma estaba en la lista.  "No beber el agua" no podía faltar, al igual que evitar a aquellas personas que obviamente padecieran alguna enfermedad.  La lista terminó con la siguiente prohibición: "De ninguna manera debes tener contacto directo con el suelo."  Sé que parece ridículo, pero las lombrices son endémicas de aquella región, y es posible llenarse de gusanos si parte del cuerpo con una herida abierta entra en contacto con tierra infectada.

 

Se dará cuenta que las cosas de mi lista que me preocupaban eran las mismas que Cristo en la suya advirtió no nos deberían preocupar: problemas de idioma, bebidas venenosas, enfermedades, y hasta serpientes - bueno, lombrices.  (Por supuesto que mi lista no decía nada acerca de los demonios, pero quizás los hubiera mencionado si se me hubiese ocurrido algún remedio contra ellos.)

 

Entonces, las cosas que pone Cristo en su lista son las que le preocuparían a ud. (o a su madre) si viajara a algún lugar peligroso.  Ya que Cristo ordena a sus seguidores a que vayan a los confines de la tierra, quizás sea justo que les diga a quienes le obedecen que no deben preocuparse por ninguna de estas cosas.  Al igual que una buena madre, Cristo de antemano ha pensado en estas cosas para su pueblo viajero, y él se ha hecho cargo de ellas.

 

Así que aquí tiene una manera de entender la lista de cosas por las que Cristo dice se destacarán los que creen en él y le obedecen.  Cualesquiera que sean los senderos por donde los lleve la vida, el cuidado del Señor abriga a quienes viajen en servicio suyo.