Pide en mi nombre

En la lectura del Evangelio, Cristo propone un remedio para cualquier problema que tengamos. El Padre les dará cualquier cosa que pidan, dice él, si tan sólo se lo piden en el nombre de Cristo.

 

Pero ¿Qué significa pedir algo en el nombre de Cristo? No puede ser simplemente cuestión de agregar el nombre de Cristo a cualquier oración. “Quisiera un Porsche, por favor, en el nombre de Cristo.” La oración no es magia. No es cuestión de emplear las fórmulas correctas para hacer que Dios haga lo que quieres que haga.

 

Sirve aquí considerar los casos domésticos en los que una persona pide algo en el nombre de otro. Una secretaria puede pedir el correo en el nombre de su jefe: “Sólo he venido para recoger el correo de mi jefe!” Un niño le puede pedir una taza de azúcar a un vecino en el nombre de su madre: “Sra. Murphy, mi madre quiere saber si usted podría prestarle una taza de azúcar.”

 

En estos casos, la persona que pide puede pedir en el nombre de otro porque–de alguna manera–se identifica como en una relación con el otro: mi jefe, mi madre. Algo–una conexión de trabajo compartido, una relación familiar–los vincula.

 

Pedir en el nombre de Cristo es así, también.  Pides en el nombre de Cristo cuando estás en el tipo de relación con él que te permite decir ‘mi’ con respecto a él. ¿Y qué los vincula a ustedes así? ¿Qué debe seguir después de ese ‘mi’? No debe ser ‘mi siervo’, como en efecto dice el mago en el fondo de su corazón. No, no es ‘mi siervo’, sino ‘mi Señor’.

 

Tómalo como tu Señor, y tienes que reconocer que, como es el Señor, él ama y cuida a los suyos.  Sabe qué dar a los que son suyos en respuesta a sus oraciones. Así que, si le pides al Padre una cosa en el nombre de Cristo, estás haciendo lo contrario a lo que hace el mago: tu pides, preparado para aceptar lo que tu Señor quiere que hagas. Lo que te da será un buen regalo si está de acuerdo con su voluntad, aun si no está de acuerdo con la tuya.

 

Entonces, pedirle al Padre en el nombre de Cristo es confiar en él con tu vida cuando pides.